Cosas ridículas que la sociedad te reprocha. Vol I

No es nada nuevo que no se puede tener a todo el mundo contento. Sin embargo, esta expresión ya no es fiel a la situación en la que vivimos, en la que es prácticamente imposible contentar siquiera a una persona.

Así pues, como me gusta quejarme más que a un tonto un lápiz, quería dejar algunas de las cosas más ridículas por las que la gente siente la necesidad de dar su opinión, por más que nadie se la haya pedido.

No ser agradable

No sé si os pasará a vosotros, pero tengo la típica expresión de resting bitch face (básicamente siempre parezco borde o cabreada) constantemente dibujada en la cara. ¿Quiere decir que odie la vida y todo cuanto hay en ella? No. ¿Quiere decir que si cuando te veo pasar no pongo una sonrisa de sol de primavera soy una borde? No.

Me cuesta un mundo, de verdad, un mundo adaptar mi gesto a que todo el mundo asuma que soy feliz, que no le odio y que no tiene que venir a preguntarme si me ocurre algo malo.
Y más de lo mismo para esos momentos en los que simplemente no quieres hablar, porque no quieres, punto, eso basta para que seas la peor persona del mundo. Encima de que te hacen el favor de darte conversación… Cuanta ingratitud.

Tener aspiraciones en la vida

Os tiene que haber pasado alguna vez.
Resulta que en tu carrera estudiantil (aunque asumo que podrá aplicarse igualmente a un trabajo) debes escuchar unas trescientas mil veces cada día lo injusto que es que a alguien le suspendan “si tenía un 4.8, eso es casi aprobado”, igualmente escuchas a diario lo tristes que están todos o las enérgicas quejas por los suspensos. ¿Qué importa si merecían aprobar o no? Cállate y deja que se quejen.
Eso sí, ni se te ocurra protestar, quejarte, o incluso estar triste/decepcionada si tú has aprobado. Da igual si tienes un 5 y esperabas mucho más, da igual si te has matado estudiando para un 10 y tienes un 8, incluso da igual si realmente merecías más nota de la que tienes. Has aprobado y eso te arrebata cruelmente el derecho a querer más. ¿Quién te crees que eres aspirando a lo mejor de ti cuando la mayoría de la gente se conforma con la media? Creída, altanera, prepotente. Oj, ¡es que no te soporto!

Sinceramente esto es algo que últimamente me trae de cabeza. Si seguimos la premisa de “no te quejes porque otros están peor” nadie, NADIE, podría quejarse. Tienes derecho a exigirte lo que te de la gana y a sentirte mal si no lo consigues, igual que tienes derecho a mostrar abiertamente que estás contenta cuando consigues lo que esperabas. Y no des explicaciones.

Ser introvertido

¿Qué no vienes de fiesta por que te quedas en casa? Qué muermo de tía.

Oh Dios mío. Basta, basta, baaaaasta. Esto es estúpido a tantos niveles diferentes que no sé ni por donde empezar.
En primer lugar, a ti que más te da si salgo o dejo de salir.
En segundo, lo que a ti te divierte no tiene por qué divertir a todo el mundo.
Y en tercero, VIVE Y DEJA VIVIR. Yo no voy a tu casa a preguntarte por qué si no estás fuera con amigos constantemente no eres capaz de ser feliz, ¿verdad que no? Pues eso.

Relaciones demasiado serias

Pues bien, a mis 23 años resulta que llevo casi 7 con mi pareja.

¡¿Cómo?! Pero, ¿no te cansas? Dios que agobio, yo no podría. Es que, no sé… No habréis estado con otras personas ¿no? Me parece que es mucho compromiso para tu edad, ¡te pierdes lo mejor de la juventud!

Se me ocurre una idea, es un poco alocada, pero te la dejo ahí: qué tal si no opinas sobre mi vida privada sin conocerme a mí, a mi pareja y sin saber como es nuestra relación en absoluto.
Hemos llegado a un punto que casi parece una sátira a lo que ocurría hace 20 o 30 años. Antes, no comprometerte era lo peor que podías hacer, sobre todo siendo mujer, y ahora… aburrida, desfasada, será que no liga, etc.
Pues ok, señores.

Relaciones demasiado poco serias

Obviamente. ¿Esperabais alguna coherencia en las exigencias de vuestros similares? Ni que tuvieran que explicar sus motivos para criticarlo todo indiscriminadamente.

De esto no puedo hablar desde la experiencia personal, pero oigo comentarios cada día. No puedes estar esta semana con uno y a la siguiente con otra, eso es demasiado. Igual mueres de sífilis, no sé.
A menos que seas un hombre, por supuesto.

¿Por qué nos cuesta tanto admitir que no tenemos la verdad absoluta y que nuestra forma de hacer las cosas no es la única que vale la pena?

¿Os sentís identificados con algo? Seguro que hay mucho más que esto, me encantaría leer otras situaciones en los comentarios.

Advertisements

One thought on “Cosas ridículas que la sociedad te reprocha. Vol I

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s